.

.

.

El otro Abierto de Palermo: el After Polo y todo lo que hay que saber de la nueva movida social

.

Noticia La Nación 

Por Gonzalo Capozzolo

ue el Abierto de Palermo es mucho más que polo no es una novedad. En la ancha calle que divide la cancha 1 de la 2 se mezclan de manera natural quienes van a ver los partidos y los que disfrutan de la parte social de este deporte. Pero desde hace un par de años arrancó un evento que nuclea a todos y que esta temporada tomó mayor relevancia: el After Polo. Una fiesta que arranca una vez que termina el último partido y que va creciendo sin pausa hasta pasada la media noche.

“Más del 50% de la gente que viene al after nunca entró en el Campo Argentino de Palermo y queremos que pierda el miedo a esa barrera que ponía el polo, que le quede un buen recuerdo. En el after tenemos caballos, imágenes del polo, están los jugadores. La idea es que se diviertan y que de alguna manera consuman polo durante la noche. También nos sirve para la gente del polo porque se queda más tiempo, consume algo y la pasa bien; sirve como punto de encuentro”, explica Eduardo Novillo Astrada (h.), presidente de la Asociación Argentina de Polo y quien arrancó esta movida en 2017.

Desde la AAP apuntan a que aquellos que vayan al after vuelvan otro día a ver polo, estrategia que acompaña la apertura del predio de manera gratuita durante el año. Gabriela Gorostiaga tiene 37 años, es porteña, y hasta 2017 nunca había visto un partido de polo. “Sacamos entradas para el after y jugaban Alegría contra Cría Yatay y no había nadie en las tribunas. Nos gustaron los colores y nos enganchamos con Alegría. Después lo cruzamos a Facu Sola y charlamos cinco minutos y nos pareció muy copado. Cuando se separaron nos queríamos matar. Ahora vamos a todos los partidos de Las Monjitas“, cuenta Gabriela, que suele ir con su hermana Romina y su amiga Vanesa.

Seguir leyendo: La Nación